Abanca amplía los supuestos de la moratoria financiera

7 meses ago bankeando 0

Abanca ha anunciado su decisión de ampliar los supuestos de la moratoria financiera, con el objetivo de  incrementar la protección de los clientes particulares ante las consecuencias económicas de la crisis sanitaria, por lo que un número mayor de clientes podrán aplazar sin coste las cuotas del principal de sus productos financieros.

Esta moratoria permitirá el aplazamiento de las cuotas de capital hasta 12 meses en el caso de las hipotecas y hasta seis meses en el resto de casos.

La entidad comenzará a recibir y tramitar las solicitudes de los particulares este próximo lunes 20 de abril y los beneficiarios de esta ampliación serán las personas físicas -incluidos autónomos- titulares de operaciones hipotecarias y personales.

No obstante, para acogerse a esta posibilidad, los clientes tendrán que haberse visto afectados económicamente por pasar a situación de desempleo, verse afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), enfrentarse a un cese o reducción de su actividad económicas u otras circunstancias equivalentes.

Estas solicitudes podrán presentarse a través de la web del banco o por correo electrónico dirigido a una oficina de la entidad. El plazo máximo para responder a estas será de 30 días.

Esta moratoria forma parte de la batería de actuaciones de Abanca en el marco de la emergencia sanitaria, al igual que la movilización de 8.300 millones a través del ‘Plan Anticipar’ y del anticipo de pensiones para 400.000 clientes.

Afundación, la Obra Social de Abanca, entregó, hace algunos días, a las autoridades 33.000 mascarillas y 6.000 pantallas faciales, elementos de protección que fueron elaborados en el Colegio Hogar, centro de formación profesional de Vigo dependiente de esta institución que previamente había fabricado 20.000 mascarillas y 7.000 pantallas para las residencias de mayores de Galicia.

La nueva partida será destinada a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, la Xunta de Galicia, centros penitenciarios, instituciones sanitarias, ayuntamientos de menos de 30.000 habitantes, empresas colaboradoras y residencias de mayores.

El Colegio Hogar recibe la ayuda de 49 costureras voluntarias que rematan en sus domicilios los elementos de seguridad. Docentes, personal de administración y servicios, así como exalumnos del centro y trabajadoras voluntarios de Afundación también colaboran en esta iniciativa.